La firma

2010, febrero, 21

La propiedad intelectual es mía, dice la IIPA.

Y por eso, debemos pagar. Y os voy a contar porqué.

Un día hace tiempo, se inventó la firma.

Dice la Wikipedia en español, que la firma es una palabra, o pequeño mensaje o dibujo, que tiene como fin identificar y asegurar o autentificar la identidad de un autor o remitente, o como una prueba del consentimiento y/o de verificación de la integridad y aprobación de la información contenida en un documento o similar.

Pero el origen de la firma, era la firma autógrafa, es decir la que realiza un persona con su propia mano y que tan castizamente, se definía como de puño y letra.

Sin embargo, en otras partes del mundo, firma, es otra cosa. En alemán, la firma (lat: autenticar fijo = firmare, abreviado AF) es en el sentido jurídico de la denominación con la que un hombre de negocios opera su negocio, haciendo de su firma, y bajo el cual puede demandar y ser demandados (§ 17 del Código de Comercio). Tanto es así que el término personenfirma, se refiere al personal de la empresa.

No nos extrañe que en inglés, haya que utilizar dos términos para encontrar algo parecido al alemán: The theory of the firm, que traducido por cortesía de Google- dice: La teoría de la empresa consiste en una serie de teorías económicas que describen la naturaleza de la empresa, sociedad o corporación, incluyendo su existencia, su comportamiento y su relación con el mercado.

Y en francés, firme, redirige directamente a la página Entreprise, mientras que la traducción de firma, es signature y -por cortesía de Google, una vez mas- dice: Le signature o iniciales es una marca que identifique al autor de un documento, una obra o causa de un fenómeno: un autor firma sus mensajes, pero también podemos decir que un síntoma es la firma enfermedad en la que se identifica claramente. Una firma es por lo tanto la finalidad de permitir la identificación.

Por contra, el diccionario de la Real Academia de la Lengua [española] recoge 5 acepciones para la palabra frima y la 4, es la de empresa, sin duda un barbarismo.

Para un aglosajón, los derechos de la firma se atribuyen a empresa, mientras que para un hispano, se refieren a las personas. Incluso para un vecino como un portugués, la firma es la empresa mientras que la firma de puño y letra se llama  assinatura.

Para mi, un hispano, lo que hay detras de una firma, es una persona, con su nombre y apellidos, mientras para igleses, alemanes, portugueses y franceses, detraś hay una organización empresarial.

No me extraña en absoluto, que a lo largo de la historia hayan prosperado mas los derechos de propiedad intelectual, propios de empresas que los derechos de autor, propios de las personas.

Así, los derechos que corresponden a las personas, han sido sustraídos por las empresas y que los reclaman y demandan, pero nunca, sus obligaciones. ¿Habéis visto alguna vez a una empresa en la cárcel?

Pues eso; mas derechos de autor y menos propiedad intelectual.


A %d blogueros les gusta esto: