Jaculatoria

2010, abril, 8

Garzón nuestro,

que estás en el aire.

Santificada sea tu valentía,

venga a nosotros  tu justicia,

y hágase tu voluntad,

así en la Audiencia como en el Supremo.

Danos hoy nuestra paz de cada día,

No perdones a quienes nos ofenden,

como nosotros tampoco les perdonamos

no nos dejes caer en la provocación,

y líbranos de la impunidad.

Amén.

A %d blogueros les gusta esto: